miércoles, 16 de agosto de 2017

BIJGAARDEN (CASTEL VAN GROOT), PARAISO DE LOS TULIPANES






















De todos es conocido el KEUKENHOF GARDEN cerca de Delf en Holanda. Yo misma me quedé extasiada cuando en uno de mis viajes de retorno decidí pasarme por Ámsterdam y entre canal y desmadre en la Gran Plaza escaparme un día a contemplar la más grandiosa exposición de flores del mundo, o eso pensaba yo transida de tanta belleza.
Yo ya sabía que el día seis de mayo sería el último día de FLORALIA. Aterrizo en el Gala, allí por la plaza du Jeu de Balle, me informo de los autobuses para llegar a este pueblo del castillo situado a 7 km de Bruselas, Dilbeek, y de mañanita salgo dispuesta a tulipanearme por todo lo grande.
Hay que andar dos km antes de dar con la especie de garita que vende las entradas: 10 Euros para los seniors y puede subir a la torre del homenaje, la vista es esplendida, hasta el Atomiun se puede ver. Dice la jovenzuela muy en su papel de guía.
Atravieso un puente de cinco arcos del s. XVII que da acceso a la entrada fortificada del s. XV de este castillo renacentista. El ladrillo rojo contrasta con la piedra blanca del encuadre de las ventanas y los tejados de pizarra. La pequeña capilla se conserva intacta desde hace 300 años y hoy, con la profusión de flores y su pequeño retablo dorado, parece sacada de un cuento de hadas.
Es un parque de 14 ha. con arboles majestuosos, un lago en una hondonada, parterres y un invernadero de 1000 m2.
Bajo el patrocinio de numerosas compañías de floricultura belgas y holandesas se han plantado, a mano, un MILLON de bulbos de primavera: TULIPANES, NARCISOS Y JACINTOS, que florecidos, forman unos tapices multicolores de una belleza indescriptible. Sumergida en ese océano de colores y formas exóticas uno solo acierta a respirar y mantenerse en vida para seguir gozando de este sublime regalo para los sentidos. ¿Qué importa la lluvia? ¿Qué importa los ladridos del conductor del autobús? ¿Qué importa la mirada aviesa de ese viejo consumido que parece escatimar sus palabras?
¡Luz, color, brillo, pétalos de seda…! 400 variedades de tulipanes haciéndonos guiños, seduciéndonos con su gracia alada.
Sigo el sendero de la izquierda y llego al invernadero de 1000 m2 de las flores más exóticas en arreglos sorprendentemente refinados. Salgo y me dirijo a la torre del homenaje, de 1327. Restaurada impecable se alza gallarda sobre sus muros de casi dos metros de espesor hasta 30 metros de altura con una vista esplendida de la región.
¿Y para terminar?
El castillo, que se puede alquilar para eventos privados “memorables” y con una capacidad de hasta 600 invitados permanece cerrado a cal y canto. No así la minúscula capilla donde resplandece un retablo dorado y los arreglos florales de orquídeas del maestro Hans Danko le dan un toque de ensueño. A la salida espera la carroza de la Bella Durmiente.
No podré quedarme hasta la tarde para asistir a los juegos venecianos: una especie de desfile de carnaval de época por los amplios caminos del parque añadirán su magia al encanto de las flores.




“Paris, bien vale una misa”. Dicen que dijo Enrique de Navarra (hugonote), aspirante a rey de la catolica Francia.
“Floralia, bien vale congelarse en este pueblo perdido”. Y lo digo bien alto bajándome del maldito autobús engañoso, dispuesta a esperar a remojo al que tenga a bien llevarme al centro de Bruselas.

FOTOS: Cortesía de GOOGLE
  .


domingo, 13 de agosto de 2017

BRUGGES: MINNEWATER (LAGO DEL AMOR) Y CUNA DEL CAPITALISMO









 (Hospital San Juan)




Era tarde ya cuando desperté de mi sueño, las BEGUINES habían desparecido envueltas en sus mantos en la oscuridad de la mañana. En el Hospital San Juan los enfermos aguardan.
Sigue el frío intenso y una llovizna rencorosa lame los pretiles de los puentes. Pierdo el camino en este dédalo de casas almenadas y canales letárgicos. El antiguo HOSPITAL SAN JUAN ha vuelto a la vida como espacio cultural. Admiro una exposición de bronces suavizada por una esplendida colección de joyas de plata que inspirándose en la misma tecnología ha creado piezas suntuosas. El artista me explica que trabajan en familia: su mujer, su suegro y él intentando recuperar el saber antiguo de Flandes. https://vimeo.com/166801764

Su entusiasmo, su devoción a la belleza me cautivan y tengo que hacer un esfuerzo para desgarrarme y seguir mi camino al MINNEWATER.
Sigo. A la derecha aparece una tapia blanca abierta por un arco, se vislumbra un jardincillo. Una niña de escuela desaparece por el patio tras una ojeada presurosa
Detrás de ella descubro una hilera de casitas blancas, las GODSHUISEN, uno de los 45 complejos de casas de caridad de Brujas construidas por benefactores privados o los GREMIOS para los viejos y las viudas pobres desde el siglo XIV.
Me he metido en un callejón pensando encontrar una salida al MINNEWATER que presiento al otro lado de la tapia, menos mal que un viejo paseando a su perro parece que tiene tiempo de detenerse y mostrarme el camino.







“No es lejos, solo que por aquí no hay salida ahora. Tiene que volver a salir por el arco y torcer a la izquierda hasta el canal y luego otra vez a la izquierda.” Dice en inglés, que aquí el francés es el enemigo.
Me armo de paciencia y llego al puente de “los enamorados”.
.!Jajaja! Un poco tarde ya, pienso yo divertida con la historia típica de guía sabihondo: los enamorados que pasen el puente juntos y se besen, se amaran para siempre, en honor de la princesa MINNA y su enamorado el guerrero STROMBERG. Sus amores contrariados tuvieron un fin funesto: Minna expiró exhausta en los brazos de su amado cuando en los bosques escapaba a la ira de su padre y rey..
Pero nada de puentecitos, aunque de todas formas creo que es mejor eso que la historia de los candados-atrapa enamorados que les ha dado por enganchar en puentes y cuanta verja se les pone por delante.
A mí el MINNEWATER me interesa por otra razón más prosaica y tangible: el desarrollo del puerto de BRUJAS y el NACIMIENTO DEL CAPITALISMO en el siglo XIII.
Fue en 1134 cuando los mercaderes/comerciantes/prestamistas de Brujas (que ya mercadeaban por tierra firme) creyeron recibir la aprobación divina de sus actividades lucrativas anticristianas cuando una marea gigantesca excavó milagrosamente un canal hasta 4 millas de Brujas, donde construyeron un puerto. Más tarde, a través del rio Reie y los estratégicos canales se podía llegar hasta el corazón de la ciudad desde el mar del Norte. La Brujas de Ferias y caminos reales había terminado.
Los grandes navíos anclaban en su puerto, Damme, y transvasaban la carga a barcazas y gabarras para poder seguir por los canales que habían construido con tanto esfuerzo: carbón, queso, lana de Inglaterra y Castilla, pieles de Rusia, vino de Poitou, metales de los Balcanes, alum del Islam, frutas de la España mora, telas finas de Italia, especias de Oriente…y como no, esclavos.







Esta gran urbe (100. 000 h. en el s. XIII)), producía paños de la mejor calidad, ladrillos, tejas, lino, tinte rojo tan apreciado…y capital, capital, para financiar las grandes empresas. Nadie perdía el negocio de vuelta.

¿Qué hizo posible ese desarrollo?
Se apunta una fuerza de voluntad titánica para luchar contra los reveses de la naturaleza que se empeñaba en cegar sus canales e impedirles la salida al mar; un trabajo denodado, pero también el firme propósito de mantener el monopolio a cualquier precio, aunque fuera por las armas.
Así, destruyeron los telares de los pueblos de alrededor, quemaron el puerto de SLUIS donde pretendían robarles su negocio con la ayuda de algunos nobles franceses y, en 1302, mataron a todos los franceses que habitaban en la ciudad porque sus señores, condes borgoñones y reyes capetos, bloqueaban el paso a la lana inglesa, la base de su emporio.
Recuerdo que era aquí donde me encuentro, cerca del BEGINENHOF, por donde el rio REIE entraba a la ciudad, entonces fue canalizado y construido el MINNEWATER (s. XIII), este lago artificial, para mantener el nivel del canal. Además permitía amarrar hasta 100 barcos pequeños, los que podían remontar desde el puerto de DEMME, facilitando y abaratando la descarga de mercancías.
Este emporio comercial del norte de Europa, estableció un sofisticado mercado de dinero y organizo una red de agentes, intermediarios y prestamistas para reglamentar y facilitar las grandes empresas con la ayuda de los banqueros genoveses.
Pasaron años de lujo prosperidad y con ella el florecimiento de las artes en el siglo XIV. Pintores, escultores, arquitectos se dieron cita en esta Venecia del Norte. Los hermanos VAN EYCK Y HANS MEMLING dejaron obras memorables y los palacios de los burgueses alcanzaron cotas insuperables rivalizando con la aristocracia francesa y austriaca.
 https://en.wikipedia.org/wiki/Hans_Memling




 (Guillaume Moreel, gran comerciante de especias, por Hans Memling)

 (El Juicio Final)

          (Van Eyck, retrato de Arnolfi)

 (Canciller Rolin, Van Eyck)

Así llegamos a finales del siglo XV cuando una serie de imponderables precipita la caída de esta Brujas, reina altanera, que parecía indestronable.
La Madre Naturaleza le volvió la espalda y no pudieron detener la sedimentación del estuario de ZWIN, la boca a sus canales.
Pero no fue solamente eso. El emperador Maximiliano de Austria (apresado cuando todavía era príncipe por los de Brujas) se convirtió a la muerte de su esposa María (la bienamada de Brujas) en duque de Borgoña y por tanto en su “dueño y señor”. El rencor por su cautiverio y la decapitacion de su consejero en Brujas se tradujo en el firme propósito de terminar con la ciudad que le había humillado.
AMBERES fue el nuevo emporio financiero con el patrocinio del emperador.
La puntilla seria el descubrimiento de las nuevas rutas de África por los portugueses y más tarde el “descubrimiento” de América por los españoles.
Y dicen con resignación: “Lo que la marea creó, la marea lo destruyó”.
Pero no solo la marea, digo para mis adentros.
Brujas, abandonada por sus mercaderes y prestamistas; se sumió en un letargo mortal, tan profundo que en 1850 estaba considerada una de las ciudades más pobres de Bélgica.
Tuvieron que pasar muchos años, hasta el siglo pasado, para que esta bellísima ciudad medieval fuera “descubierta” por los románticos y su estrella comenzara de nuevo a brillar en el mundo de los negocios, hoy del turismo, con más de dos millones de visitantes al año.
BRUJAS, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ha renacido de sus cenizas con ímpetu y su gente se apresta a recuperar el prestigio perdido con la ayuda del nuevo puerto, el ZEEBRUGGE, construido a las afueras de la ciudad.
¡Volveré!

FOTOS: Cortesía de GOOGLE

 
.

sábado, 5 de agosto de 2017

CIUDAD DE MUJERES EN EL BEGINENHOF, BRUGGES






















(La ultima de las beguines)

Desde los primeros planes había tenido el propósito de llegarme hasta el BEGINENHOF carcomida por la curiosidad de ver donde habían vivido aquellas mujeres que habiendo desechado o perdido el yugo matrimonial no querían renunciar al mundo ni jurar los votos sagrados.
 Era a principios del siglo XII y las guerras asolaban Europa. Muertes, miseria, viudas, mujeres abandonadas, huérfanas. Ningún derecho para ellas. Una ola de misticismo se levantó en la cristiandad.
Allá por los años 1100 un grupo de mujeres solas se fueron a vivir en comunidad al sur de Brujas, en una zona llamada TEN WIJNGAERDE, donde podrían libremente seguir su ideal religioso y al mismo tiempo ayudar a la comunidad.
Se dice que este convento” fue fundado por Margaret de Constantinopla y que más tarde, en 1299, se puso bajo la tutela del rey de Francia Felipe el Hermoso, por lo cual recibió el título de “principesco”. Sin embargo, pronto fue conocido como BEGINENHOF aunque en el principio tuviera una connotación peyorativa.

Y ¿qué tenia de particular este “convento” que atrajo a tantas mujeres y fue modelo de tantos otros en todos los Países Bajos, en Francia, Alemania, norte de Italia y hasta en América?
Es que no era un convento tradicional. Las mujeres eran libres de salir al mundo exterior a condición de volver a la caída de la tarde. No tenían que jurar votos, aunque si seguir algunas reglas establecidas por ellas mismas bajo la supervisión de una MADAM/MISTRESS elegida cada año. Incluso, podían dejar la comunidad con todas sus pertenencias y hasta casarse si así lo deseaban.
Casi todas las BEGINES eran ricas, algunas tenían casitas separadas y criadas a su servicio, pero realizaban actos caritativos como medio de vida: cuidar tuberculosos, leprosos, huérfanos, mujeres perdidas, educar a las jóvenes…
Aceptaban mujeres de cualquier clase social a condición de disponer de un benefactor que corriera con sus gastos.
Y paso el tiempo. Algunas Begines se consagraron a la vida mística y el estudio de los Libros Sagrados lo cual fue la causa de que fueran quemadas acusadas de “ESPIRITU LIBRE” y de propagar la herejía También le fue prohibido aceptar vírgenes menores de 40 años.
Con todos estos contratiempos muchos centros aceptaron los votos de St. Agustine.
Este BEGINENHOF de Brujas, reconocido por la UNESCO en 2004, consta de 30 casitas del siglo XV, XVI y XVII, una capilla gótica, en un jardín y protegidas por un muro. La “principesca” entrada principal a través de un puente es de finales del siglo XVIII.

Desde 1927 es un convento de monjas benedictinas, pero se puede pasear por el jardín y visitar el museo y la capilla guardando silencio.
Me siento en un banco, cierro los ojos, cientos de mujeres murmuran sus plegarias, oigo sus canticos, su paso alado por el sendero camino a los hospitales y hospicios que recibirán su generosa ayuda.
Son libres y su Dios está con ellas.

¿Seguirán las recientemente fundadas BEGINES DE MERCY en Vancouver la antigua tradición de libertad, espiritualidad y ayuda desinteresada a los desposeídos?

El MINNELAKE me espera.


FOTOS: cortesía de GOOGLE