jueves, 20 de agosto de 2015

BOLIVIA POR LA PUERTA DE SANTA CRUZ DE LA SIERRA












 Siempre resultaba que tenía que ir prioritariamente a otro país de Latinoamérica. Necesitaba información de primera mano para mi trabajo, una inmersión urgente en uno de aquellos países hermanos para poder transmitir a mis alumnos no sólo el conocimiento sino también las emociones y experiencias vividas con los ojos y el corazón.

Pero en el fondo yo sabía que tenía una cuenta pendiente con BOLIVIA. Una herida profunda se había abierto cuando prendieron y ametrallaron a  ERNESTO GUEVARA, el CHE, en LA HIGUERA, el 9 de octubre de 1967.





Abandonado, delatado por aquellos que deseaba fervientemente liberar de sus cadenas, herido, es asesinado sin ni siquiera apariencia de juicio en el galpón donde lo tenían confinado.

Orden de La Paz y sus mentores de LA CIA, con la colaboración de “Ramos”y otros refugiados cubanos.

Más tarde comprendí, sentí, que no se puede liberar a los que no desean ser libres o que tienen miedo a romper sus cadenas, o que ni siquiera saben que las arrastran. Su tiempo llegara inexorablemente.

Ahora había llegado el momento de entrar en BOLIVIA, de palpar la nueva realidad boliviana: de ver con mis propios ojos, oír con mis propios oídos, hablar con las diversas gentes que viven en este país, en el recién estrenado ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA.

Llegaría a SANTA CRUZ DE LA SIERRA por imperativos económicos, aunque me había sido fuertemente desaconsejado por las recientes olas de violencia racial y el supuesto tráfico de drogas y mujeres que convierten al departamento (tan bien situado) en la capital del crimen organizado.

“No cojas un taxi en el aeropuerto. No te alojes fuera del Primer Anillo. No andes por la calle fuera del centro histórico y menos por la noche. No hables con la gente, no preguntes, no les mires, nooooooooooooooooooooo.”

“Me lo repetían muchas veces, y lo olvidaba muchas más”, como dice el poeta Goytisolo.

Así, cuando Air Europa nos soltó por fin en Santa Cruz, negocié con un taxista para llevarme al Santa Cruz  Backpacker que había reservado por si las moscas. Cielo azul jironeado de plata y preñadas nubes negras. Palmeras ondulantes. Huele a monzón y todo luce como paralizado en esta mañana de domingo. El glorioso TABOROCHI, el árbol tripudo, me da la bienvenida.en medio de los estanques de plata. 


Ya estaba yo sospechando triquiñuelas cuando, por fin, enfilamos una callecita dormida, la Yapuani.. El Albergue esta recién terminado, porche/salón cubierto, cocina/comedor, unas pocas habitaciones y al fondo una pequeña piscina en el césped rodeada de arboles. Pero 35 USA$ es caro para no tener baño y su transporte al Viru Viru es más caro que los taxis. Claro que el buen desayuno y el aire acondicionado compensan en esta cara “Ciudad que enamora” fundada en 1561, por Ñuflo de Chaves, en honor a su ciudad natal Santa Cruz de la Sierra, en Cáceres.

“¿El Centro Histórico? ¿Se puede ir andando sin problemas? Estamos muertos de hambre”…

Walter es de los que todo lo resuelven con un OK. “Nada, es atravesar la Cañoto y subir hasta la plaza 24 de septiembre. Allí están todos los cafés y restaurantes.

¡Ni un alma! Troto por las callejuelas con la esperanza de poder desayunar opíparamente tras la dieta forzada de la Air Europa y echarme a dormir hasta la tarde. Poco a poco van apareciendo familias enteras que se regalan con desayunos pantagruélicos. Luego me cuentan que es “cultura” cruceña eso del “brunch” del domingo, todos bien acicalados y dicharacheros.

Abro los ojos en la noche alertada por los rayos cegadores,  el agua golpea con fuerza en los cristales y el viento zarandea sin piedad los arboles de la piscina. Se ha desatado un tormenton implacable.

Lunes y cambio de planes en vista de que amanece todo inundado y lloviendo a raudales. Nada de MISIONES JESUITICAS ni de PARQUE AMBORO que valga.….. El Zoológico y el Jardín Botánico me ayudaran en la espera.

El Zoológico, en  fase de reestructuración según reza un cartelito, aparece bastante descuidado, con pocos animales y zonas embarradas poco transitables. Es de destacar, sin embargo, un recinto especial de PARABAS que recrea con gran acierto su entorno natural.







Aun todavía me sorprendo de estar viva después de haber “comido”, es un decir, en uno de los chiringuitos de enfrente del Zoo.




Llegar al BOTANICO NOEL KEMPFF MERCADO en bus es harina de otro costal. Lejos, muy lejos en el bus que va a Cotoca (la antigua sede de la capital cruceña) y su Virgencita milagrosa que parece que no les ha protegido de la fiebre porcina que los está atacando. Mientras los del municipio, descreídos ellos, asfixia a la población con sus fumigaciones.

Me divierto no pagando por aquello de la vejera, tengo que decir que en la nueva Bolivia se reconocen los méritos y las fatigas de la Tercera Edad. Bella colección de arboles tropicales renacidos con las lluvias, pocas flores en esta estación. Una especie de calma opresiva envuelve el bosque autóctono de senderos babosos amarillentos. Una pareja a lo lejos, en la bruma.








Atravieso la “autopista” del Oriente y espero en las sombras. Ya es de noche cuando el bus llega al “centro” (versión del chofer), que resultó estar a años luz de nuestro albergue. Parece que estamos en el Tercer Anillo, la gente anda disparada y los taxis van todos ocupados, como rayos, despidiendo chorros de agua a su paso.

Finalmente, la dueña de un gran almacén de .productos agrícolas en trance de cierre accedió a mirar mi plano, localizar mi calle y llamar a un taxi desde su propio teléfono. Era una mujer joven, alta y bien construida, dinámica y emprendedora.

“Es que aquí, en Santa Cruz, trabajamos duro, incluidas las mujeres. Luego nos critican.”

“Mi papa es de origen vasco y mi hermano vive en Barcelona, pero como Santa Cruz no hay nada. ¡Jajaja! Que frio allá en invierno una vez que se me ocurrió ir…casi como en La Paz, que allí no hay quien pare y encima no se puede respirar. Yo voy sólo por negocios y me vuelvo a la carrera.”

El taxi no venía. Sus empleadas indígenas pusieron los candados y desaparecieron en el brillo de las farolas. Ella se despidió con un apretón de manos y un no pague más de la tarifa.

Mas habría de pagar, sí, cuando tras culebrear por toda Santa Cruz me dejó a la puerta de mi casa. Tan contenta estaba yo que no dije ni mu.

Al día siguiente me escapé de esa pesadilla a remojo y me fui en avión a SUCRE aprovechando la generosa oferta de Boliviana de Aviación, la capital por derecho, la blanca.

SANTA CRUZ DE LA SIERRA nos veremos de nuevo las caras, le prometí puño en alto.



FOTOS: cortesía de GOOGLE





20 comentarios:

  1. Hale! Mi Bolivia revisitada. Que gusto me va poder volver a caminar por todas esas calles, hablar con sus gentes, degustar sus comidas, sentir la fuerza de sus montanas, admirar la belleza de sus lagunas, palpar la dignidad y el orgullo recobrado de sus naciones originarias...
    Pero volvere, la selva me espera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Te leo desde SriLanka, casi desde tu casa. Y tu contándome desde Bolivia. El mundo globalizado esta loco. Como no has leido mi contestacion en mi blog, te diré que he estado en Jaffna, al norte. En linea recta, unos pocos kms. de tu Pondicheri. Besos. Te saldra 3 veces, borra.

    ResponderEliminar
  3. Te leo desde SriLanka, casi desde tu casa. Y tu contándome desde Bolivia. El mundo globalizado esta loco. Como no has leido mi contestacion en mi blog, te diré que he estado en Jaffna, al norte. En linea recta, unos pocos kms. de tu Pondicheri. Besos. Te saldra 3 veces, borra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye! que no cuento desde Bolivia, sino DE Bolivia... Asi es que aqui estoy de nuevo tras dos meses y medio de periplo.
      Y tu, donde estas? Todavia por Sri Lanka? Dices "he estado en Jaffna", quiere decir que ya has vuelto a tu tierra? Espero que no y que aparezcas por aqui.
      Besos

      Eliminar
    2. Sigo pero ahora en el sur: Galle. Me quedan 2 dias. Besos.

      Eliminar
    3. Sigo pero ahora en el sur: Galle. Me quedan 2 dias. Besos.

      Eliminar
    4. Sigo pero ahora en el sur: Galle. Me quedan 2 dias. Besos.

      Eliminar
  4. Te leo desde SriLanka, casi desde tu casa. Y tu contándome desde Bolivia. El mundo globalizado esta loco. Como no has leido mi contestacion en mi blog, te diré que he estado en Jaffna, al norte. En linea recta, unos pocos kms. de tu Pondicheri. Besos. Te saldra 3 veces, borra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a mi maestro no le borro nada!
      Mas besos

      Eliminar
  5. Ah, tu/mi Bolivia. Aunque yo no estuve en Santa Cruz con la intensidad con que tú la recorriste, también la recuerdo como la extraordinaria puerta al maravilloso país (al que quiere dar la espalda). ¿No fuiste a Amboró o volviste después? Para mi fue algo inolvidabkle: Samaipata, la selva, los últimos pasos del Che y el camino por tierra hasta Sucre... Espero más.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el primer contacto con Santa Cruz fue un poco agrio, demasiadas ideas en la cabeza y eso no es lo mejor para viajar. Luego la lluvia torrencial que aborrezco fuera de mi casa.
      Volvi a Santa Cruz al final de mi recorrido, muertecita de todos los frios que habia pasado en el altiplano y dispuesta adormir como un tronco sin las sorochi pill.
      Santa Cruz me abrazo.
      Saludos

      Eliminar
  6. Realmente un viaje interesante, y una gran experiencia vital !

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Bueno, esta vez lo tomare como "no vayas que ya te cuento yo" jajajaajaja. Si porque entre tanta descripcion de viajes en estos tiempos uno se empequeñece pensando en que no puede ir a todos, y de vez en cuando sienta bién uno de estos para quitar las ansias de ver mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No senor! que eso de viajar de mentirijillas no sirve de gran cosa... A lo sumo, en ciertos casos, para espolear las ansias, como dices.
      Yo pienso siempre: "me tengo que dar prisa, me tengo que dar prisa si quiero cumplir todos mis suenos, que son muchos".
      A mi lo que me da envidia son tus fotos! Jajaja! Pero eso ya no tiene remedio, sera para la proxima reencarnacion. Voy a pedir desde ya "mano fotera".
      Besos

      Eliminar
  8. Hola, Igoa, buenos días, qué tal…?

    Muchísimas gracias por la recreación de tu viaje, con un excelente relato, y la información que nos das de esta zona de Bolivia.
    No conozco el lugar, y no tengo mucha información, así que se agradece cuando es, como en tu caso, de primera mano.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juande! Gracias por pasarte por aqui. Yo tampoco conocia Bolivia y las noticias que tenia de viajeros eran muy dispares, pero a mi me ha sorprendido el progreso realizado en tan pocos anos y me ha encantado su gente.
      En cuanto a la Naturaleza, no tiene rival.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Buenas Igoa. Hermosa y exhaustiva crónica de tu viaje, en este caso por tierras bolivianas. Lo que más me ha gustado ha sido la referencia y el enlace relacionado con la "eliminación" del Che Guevara, con la CIA por medio. Un triste episodio más de la Guerra Fría. Me han hecho reflexonar mucho tus palabras "Más tarde comprendí, sentí, que no se puede liberar a los que no desean ser libres o que tienen miedo a romper sus cadenas, o que ni siquiera saben que las arrastran. Su tiempo llegará inexorablemente", y me ha recordado la situación política y económica de la España actual, donde siguen habiendo muchos que adoran las cadenas de manera patética, cadenas impuestas por un capitalismo degenerado y globalizado, destructivo como la bestia que se ve acorralada. Un fuerte abarzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Javier! Exhaustiva, si, jajaja! Es que una empieza escribir y es como una emorragia imparable. Luego me digo que no tengo derecho a abuser de la paciencia de los amigos...pero me perdonais. No?
      Espana? Miedo me da eso que decias del Tratado de Libre Comercio con USA.
      Besos y que disfrutes de las vacaciones, bien merecidas.

      Eliminar
    2. 'hemorragia"quise decir. Perdon.

      Eliminar