sábado, 5 de agosto de 2017

CIUDAD DE MUJERES EN EL BEGINENHOF, BRUGGES






















(La ultima de las beguines)

Desde los primeros planes había tenido el propósito de llegarme hasta el BEGINENHOF carcomida por la curiosidad de ver donde habían vivido aquellas mujeres que habiendo desechado o perdido el yugo matrimonial no querían renunciar al mundo ni jurar los votos sagrados.
 Era a principios del siglo XII y las guerras asolaban Europa. Muertes, miseria, viudas, mujeres abandonadas, huérfanas. Ningún derecho para ellas. Una ola de misticismo se levantó en la cristiandad.
Allá por los años 1100 un grupo de mujeres solas se fueron a vivir en comunidad al sur de Brujas, en una zona llamada TEN WIJNGAERDE, donde podrían libremente seguir su ideal religioso y al mismo tiempo ayudar a la comunidad.
Se dice que este convento” fue fundado por Margaret de Constantinopla y que más tarde, en 1299, se puso bajo la tutela del rey de Francia Felipe el Hermoso, por lo cual recibió el título de “principesco”. Sin embargo, pronto fue conocido como BEGINENHOF aunque en el principio tuviera una connotación peyorativa.

Y ¿qué tenia de particular este “convento” que atrajo a tantas mujeres y fue modelo de tantos otros en todos los Países Bajos, en Francia, Alemania, norte de Italia y hasta en América?
Es que no era un convento tradicional. Las mujeres eran libres de salir al mundo exterior a condición de volver a la caída de la tarde. No tenían que jurar votos, aunque si seguir algunas reglas establecidas por ellas mismas bajo la supervisión de una MADAM/MISTRESS elegida cada año. Incluso, podían dejar la comunidad con todas sus pertenencias y hasta casarse si así lo deseaban.
Casi todas las BEGINES eran ricas, algunas tenían casitas separadas y criadas a su servicio, pero realizaban actos caritativos como medio de vida: cuidar tuberculosos, leprosos, huérfanos, mujeres perdidas, educar a las jóvenes…
Aceptaban mujeres de cualquier clase social a condición de disponer de un benefactor que corriera con sus gastos.
Y paso el tiempo. Algunas Begines se consagraron a la vida mística y el estudio de los Libros Sagrados lo cual fue la causa de que fueran quemadas acusadas de “ESPIRITU LIBRE” y de propagar la herejía También le fue prohibido aceptar vírgenes menores de 40 años.
Con todos estos contratiempos muchos centros aceptaron los votos de St. Agustine.
Este BEGINENHOF de Brujas, reconocido por la UNESCO en 2004, consta de 30 casitas del siglo XV, XVI y XVII, una capilla gótica, en un jardín y protegidas por un muro. La “principesca” entrada principal a través de un puente es de finales del siglo XVIII.

Desde 1927 es un convento de monjas benedictinas, pero se puede pasear por el jardín y visitar el museo y la capilla guardando silencio.
Me siento en un banco, cierro los ojos, cientos de mujeres murmuran sus plegarias, oigo sus canticos, su paso alado por el sendero camino a los hospitales y hospicios que recibirán su generosa ayuda.
Son libres y su Dios está con ellas.

¿Seguirán las recientemente fundadas BEGINES DE MERCY en Vancouver la antigua tradición de libertad, espiritualidad y ayuda desinteresada a los desposeídos?

El MINNELAKE me espera.


FOTOS: cortesía de GOOGLE





8 comentarios:

  1. ?Estamos llegando en este siglo XXI a ese mismo nivel de desamparo?
    Muchos se vuelven a los "poderes superiores"en busca de consolacion...
    Pero sus dioses parecen dormidos.
    Admirables estas mujeres que supieron encontrar una via de escape a la dominacion patriarcal en esos anos oscuros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. He visitado varios de estos pseudoconventos en Belgica y Holanda, y siempre he disfrutado en ellos de sus recuerdos y sus curiosas maravillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tras. Parece que el de Ostende tenia miles de asociados.

      Eliminar
  3. Lo de no aceptar vírgenes menores de "cuarenta" años tiene su aquel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mi Macj! Encantadisima de tenerte por aqui. Su ¨aquel¨, siiiiii
      Que con tanta oracion y sacrificio el demonio de la carne hacia horas extraordinarias.

      Eliminar
  4. Hola Igoa: Eres una buena viajera. me gusta lo de "Me siento en un banco..."
    Hace unos años años, en una visita guiada a varias ciudades de Bélgica y Holanda, Pasamos por este lugar. El guía no tardó más de 30 segundos en despacharlo. Ojalá hubiera recibido tu explicación en ese momento.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar